“A Luis Arédes lo mataron y lo enterraron en el fondo del Ingenio Ledesma”

14/09/2012 | Revista Norte

Una testigo asegura que a Luis Arédez “lo mataron y enterraron en el fondo del Ingenio Ledesma”

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

Durante el juicio que investiga los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar en la llamada Noche del Apagón, una testigo dijo haberse enterado de que Luis Arédez, exintendente de Libertador San Martín y esposo de Olga Arédez, fue “levantado en una camioneta del Ingenio Ledesma”, luego asesinado de dos tiros en la nuca y enterrado en unos cañaverales que la azucarera tiene en esa localidad.

La revelación “que ni los chicos de Luis y Olga sabían” fue hecha ante el Tribunal Oral Federal de Jujuy por la enfermera Nelly del Valle Márquez, quien dijo que en 2005, un hombre apodado el “Turco”, al saber que ella era prima de Olga Arédez, le informó cómo secuestraron al exintendente y lo mataron.

Según esa versión, Luis Aredez “venía en su coche y lo levantaron en una camioneta del Ingenio Ledesma”. Luego “lo llevaron atrás del ingenio, al fondo, en un cañaveral alto y le pegaron dos tiros en la nuca, al lado de la fosa; me parece que lo enterraron vivo”. Antes de escuchar esa revelación, prosiguió, el “Turco” le había confiado que él sabía que lo iban a secuestrar a Luis Aredez. “Le dije al doctor (por Arédez) que estaba en una lista, pero él me contestó que no tenía por qué irse, yo no hice nada”, dijo Márquez que expresó el hombre.

El hombre “hablaba como si disfrutara de lo que estaba diciendo”, y al preguntarle si la podía llevar al lugar donde se cometió el asesinato, el “Turco” le respondió “para qué quiere saber usted”, relató la mujer, quien declaró a través de una videoconferencia desde el Consejo de la Magistratura, en Buenos Aires, hasta que se quebró y el Tribunal tuvo que esperar unos minutos para que se recompusiera y retomara su exposición.

La testigo dijo haberle contado de este testimonio a Olga Arédez y hasta le pidió que hablara con él. “Cómo voy a hablar con él, si es un asesino”, le habría respondido la referente de Madres de Plaza de Mayo de Jujuy, fallecida en 2005.

Luis Aredez fue secuestrado por primera vez el 24 de marzo de 1976, estuvo en la cárcel de Jujuy y en la Unidad 9 de La Plata, desde donde fue liberado el 9 de abril de ese mismo año. Había sido intendente de Libertador y obligó a Ledesma a pagar impuestos en el municipio, pero antes fue médico del hospital de la empresa, y no era bien visto por los gastos en remedios que realizaba para los pacientes, entre otras cosas.

El 13 de mayo de 1977, cuando retornaba del Hospital de Fraile Pintado, donde trabajaba hasta el medio día, fue interceptado su automóvil en la ruta camino a Libertador y nunca más se supo de él.

En Jujuy se unificaron cinco causas, en la que están imputados, por secuestros, torturas y homicidios Luciano Benjamín Menéndez, ex jefe del III Cuerpo de Ejército, Antonio Orlando Vargas, ex director de la Carcel en la dictadura, José Eduardo Bulgheroni y Mariano Rafaél Braga.-

 

Publicado por Página 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.