Carrió responsabilizó a la Presidente por el escándalo Boudou-Ciccone: “Cristina debía conocer estos hechos”

22/08/2012 | Revista Norte

En el debate por Ciccone, Carrió hizo un lado a Boudou y la involucró a Cristina

/ Cuando la mayoría de los opositores apuntaba a Boudou en la sesión por la expropiación, la diputada de la Coalición Cívica subió la apuesta: “Este no es un negocio personal del vicepresidente, es un negocio del poder en el que aparece él” / 

Con menor visilibilidad pública en los últimos meses, Elisa Carrió volvió a pronunciar un discurso encendido en la Cámara de Diputados. Involucró a Cristina Kirchner en los presuntos delitos que se investigan en torno a la ex Ciccone, dio por descontado que Amado Boudou está detrás de la empresa contratada por el Estado para imprimir billetes y también cuestionó a los jueces federales.

“Este no es un negocio personal del vicepresidente, es un negocio del poder en el que aparece él”, aseguró en el recinto la fundadora de la Coalición Cívica, que luego remarcó: “Ahora entiendo por qué la Presidenta se negó a firmar el informe de la comisión de lavado.

Ella conocía o debía conocer estos hechos, porque si no participó antes participar de esta manera es encubrir los delitos cometidos por sus propios funcionarios públicos”.

Antes, en el primer tramo de su discurso, había señalado sin rodeos: “No hay dudas de que Boudou es el propietario de la empresa a expropiar y tiene de rehenes a todo le Frente para la Victoria. Esa es la sonrisa en el Senado”. Desde su fallida última candidatura presidencial, en octubre, Carrió se refugió en el armado del Movimiento Humanista de Resistencia y sus apariciones en el Congreso se volvieron esporádicas. Su discurso de ayer fue el más crítico del primer tramo de la sesión.

“No tienen vergüenza señores jueces federales que cobran para garantizar justicia y son oportunistas, al punto que te dicen en la cara ‘vamos a juntar las pruebas pero contra este poder no podemos hacer nada’”, dijo sobre el final de su discurso, en el que también se refirió a la disputa política del Gobierno con Mauricio Macri y Daniel Scioli: “La república se está muriendo por obra del mismo parlamento, que sin pudor convalida la ira y la venganza de la Presidenta de la Nación”.

Unos minutos más tarde llegó la respuesta del kirchnerismo: Andrea García le endilgó ”un delirio místico que reemplaza los contenidos de la realidad con un fantasma persecutorio de disociación”.

El discurso de Carrió rompió el molde en un debate que arrancó cerca del mediodía y que se espera que concluya hoy con aprobación de la expropiación de la ex imprenta Ciccone. El arranque de la jornada había dejado algunos datos políticos para destacar. El kirchnerismo obtuvo el quórum cerca de las 12 gracias al apoyo de un trío opositor: el salteño Alfredo Olmedo (un ex macrista que ya juega abiertamente con los K) y los dos compañeros de bloque de Felipe Solá, Roberto Moulleirón y Raúl Rivara. En cambio, el oficialismo sufrió la ausencia de dos de sus diputados más críticos: Facundo Moyano, hijo del líder de la CGT, y su colega sindical Omar Plaini, jefe de los canillitas.

Al comienzo también hubo polémica porque, a modo de queja, los radicales colgaron unos carteles que dicen “No a la expropiación del patrimonio de Boudou”, “¿Interventores o encubridores?”, “¿Quiénes son los dueños?”, “¿Y los organismos de control?”, “¿Qué estamos expropiando?”, “¿Lorenzino habla?”. El titular de la Cámara Baja, Julián Domínguez, le pidió al jefe de la bancada radical que retire los pequeños afiches, pero no tuvo éxito.-

 

 

Publicado por Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.