Cuán veráz es la información que dan los medios sobre cuestiones de salud

04/07/2016 | Revista Norte

salud tv

Salud: ¿podemos confiar en la información que nos brindan los medios?

Una de cada cuatro recomendaciones difundidas en TV, radios, diarios e Internet, difiere de las aseveraciones de los médicos expertos.

Los medios de comunicación masiva frecuentemente son utilizados para transmitir información de salud a los ciudadanos. Esta información es percibida muchas veces como información certera y, en ocasiones, superadora de la que puede brindar su médico de cabecera.

Esto determina que la información transmitida por los medios de comunicación frecuentemente genere un impacto sobre las conductas relacionadas con el cuidado de la salud de la población. Por lo tanto, su precisión y veracidad resultan un tema de máxima relevancia.

Resultados de encuestas realizadas a profesionales de la salud dejan en evidencia que frecuentemente consideran como inadecuado el manejo de la información científica por parte de los medios masivos. Y múltiples estudios realizados en otros países y contextos sugieren que frecuentemente la información transmitida no es confiable.

Recientemente se publicó un trabajo que evaluó la veracidad y precisión de la información médica difundida por los medios de comunicación en la Argentina. En el estudio, múltiples espectadores identificaron recomendaciones y aseveraciones vertidas en distintos medios de comunicación (TV, radios, diarios, medios online). Esas recomendaciones y aseveraciones fueron contrastadas con las realizadas por un grupo de médicos expertos, y se analizaron las coincidencias y discrepancias para definir la confianza de la información brindada por los medios.

Los resultados informaron que aproximadamente una de cada cuatro recomendaciones (28%) realizadas en los medios fueron inadecuadas(las recomendaciones fueron consideradas así cuando las discrepancias entre las recomendaciones de los medios y de los expertos fueron muy divergentes; no se consideraron como inadecuadas aquellas recomendaciones discutibles, ya sea porque el balance entre beneficios y riesgos era muy cercano o porque la calidad de la evidencia era baja).

Por ejemplo, en una nota publicada en el portal informativo online Infobae, se recomienda el consumo de vitamina k2 para la prevención de fracturas. Sin embargo, los especialistas en medicina basada en pruebas -luego de buscar y analizar las evidencias disponibles- recomendaron fuertemente en contra de la intervención.

Cuando las recomendaciones hechas en los medios fueron realizadas por profesionales de la salud, la proporción de inadecuadas fue significativamente menor (17%).

Así, en una nota publicada en el portal informativo online Noticias Terra, por ejemplo, los espectadores identificaron una recomendación, realizada por un profesional de la salud, para realizar espirometría (estudio funcional de los pulmones) a todos las personas que fuman o fumaron mayores de 40 años, mientras que los expertos -luego de analizar las evidencias- concluyeron que no hay pruebas suficientes de beneficios por lo que se manifestaron en contra de dicha intervención.

El trabajo “¿Cuán confiable es la información médica proporcionada por los medios de comunicación en Argentina?” sugiere que la información relacionada con temas médicos entregada por los medios de comunicación en el país es frecuentemente inapropiada y, por lo tanto, poco confiable.

Esta situación probablemente tenga repercusiones negativas sobre distintos aspectos de nuestro sistema de salud: la relación médico-paciente, pacientes insatisfechos con sus médicos, ya que estos tienen opiniones diferentes a las esgrimidas en los medios; costos y seguridad, enfermos exigiendo tratamientos costosos promocionados en los medios de comunicación para los cuales no existen pruebas de efectividad o seguridad; y eficiencia, centros médicos saturados de personas que acuden para solicitar estudios que no necesitan.

Con esta evidencia, el problema debería ser reconocido como tal y, consecuentemente, deberían plantearse posibles soluciones. Una de ellas podría ser mejorar la formación de los comunicadores en la interpretación y uso de pruebas científicas para la difusión de temas relacionados con el cuidado de la salud de la población.

1- Marx JJ, Nedelmann M, Haertle B, Dieterich M, Eicke BM. An educational multimedia campaign has differential effects on publics trokeknowledge and care-seeking behavior. J Neurol 2008; 255: 378-84.

2- Bala MM, Strzeszynski L, Topor-Madry R, Cahill K. Mass media interventions for smoking cessation in adults. Cochrane Database Syst Rev 2013; 6: CD004704.

3- Grilli R, Freemantle N, Minozzi S, Domenighetti G, Finer D. Mass media interventions: effects on health services utilisation. Cochrane Database Syst Rev 2002; 1: CD000389.

4- De Jesus M. The impact of mass media health communication on health decision-making and medical adviceseeking behavior of U.S. Hispanic population. Health Commun 2013; 28: 525-9.

5- Codish S, Novack L, Dreiher J, et al. Impact of mass media on public behavior and physicians: an ecological study of the H1N1 influenza pandemic. Infect Control Hosp Epidemiol 2014; 35: 709-16.

6- Carducci A, Alfani S, Sassi M, Cinini A, Calamusa A. Mass media health information: quantitative and qualitative analysis of daily press coverage and its relation with public perceptions. Patient Educ Couns 2011; 82: 475-8

7- Outomuro D, Mirabile LM, Cosmai N. El posicionamiento de los medios de comunicación entre la comunidad médica especializada en estudios genéticos. Acta Bioethica 2007; 13: 246-55.

8- Korownyk C, Kolber MR, McCormack J, et al. Televised medical talk shows—what they recommend and the evidence to support their recommendations: a prospective observational study. BMJ 2014; 349: g7346.

9- Seale C. How the mass media report social statistics: a case study concern ingres earchonend-of-life decisions. Soc Sci Med 2010;71: 861-8.

10- Cassels A, Hughes MA, Cole C, Mintzes B, Lexchin J, McCormack JP. Drugs in the news: an analysis of Canadian newspaper coverage of new prescription drugs. CMAJ 2003; 168: 1133-7.

11- Moynihan R, Bero L, Ross-Degnan D, et al. Coverage by the news media of the benefits and risks of medications. N Engl J Med 2000; 342: 1645-50.

12- Milazzo S, Ernst E. Newspaper coverage of complementary and alternative therapies for cancer—UK 2002-2004. Support Care Cancer 2006; 14: 885-9.

13- Tong A, Chapman S, Sainsbury P, Craig JC. An analysis of media coverage on the prevention and early detection of CKD in Australia. Am J Kidney Dis 2008; 52: 159-70.

14- Izcovich A1, Criniti JM, Popoff F, González Malla C, Catalano HN. ¿Cuán confiable es la información médica proporcionada por los medios de comunicación en Argentina? Medicina (B Aires). 2016;76(2):71-5

Chequeado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.