Insólito. Jefe policial dice que están bajando los índices de inseguridad en Orán

11/03/2014 | Revista Norte

911 en oran

El nuevo discurso oficial aparece justo la semana en que la comunidad se muestra nuevamente indignada por la ola de inseguridad en la ciudad.

Cortina de Humo

Según el Comisario Lisandro Cejas,  jefe del Sistema de Emergencia 911, manifestó su satisfacción por la tendencia en baja de los índices de inseguridad que registran en la dependencia a su cargo. “Es una satisfacción propia decir que están bajando los índices de inseguridad”, dijo.

Las declaraciones las hizo totalmente a contramano de lo que otros funcionarios, desde distintos ámbitos oficiales pero independientes del poder político provincial, reconocen públicamente sobre la complejidad del entramado del narcotráfico, drogadicción y pobreza instalados en la zona.

Sin ir más lejos, la pasada semana el mismísimo Obispo de Orán salió con fuertes denuncias, haciéndose eco de la problemática situación, como ya lo venían haciendo los curas párrocos de la Diócesis. Antes, y ya desde hace varios años, el Juez Federal Raúl Reynoso denunció la saturación del juzgado y las cárceles por delitos de narcotráfico, al punto tal de verse obligado a liberar a presos procesados que no caben en las prisiones de toda la zona.

Por su parte, el Fiscal Federal José Luis Bruno reconoció la inserción del narcotráfico en los barrios de la  ciudad, y el crecimiento de los dealers y del contrabando como actividad para las pequeñas economias familiares expulsadas del sistema.

El delito en las calles, en negocios y viviendas no ha cesado en la percepción de la gente. Los hechos que se han venido sucediendo y las estadísticas policiales son mucho menor a las reales por el hartazgo de denuncias que terminan en saco roto.

La metodología del delito se ha complegizado, y la modalidad del enfrentamiento cuerpo a cuerpo entre la víctima y el victimario, que soporta hasta amenazas con armas, ha crecido. Ya no solo entran a robar en casas al momento de estar deshabitadas, ahora entran cuando los dueños están adentro y se enfrentan cara a cara con los delincuentes. El robo callejero también se ha agravado. La violencia en los actos de delincuencia se han cobrado varias víctimas que quedan con terribles secuelas físicas y psiquicas irreparables.

La situación social se ha venido agravando en la zona de frontera por las desigualdades sociales y la expulsión del sistema formal que durante décadas se mantiene, sin que los gobiernos locales hayan trabajado políticas de exclusión. Es esto lo que ha creado un caldo de cultivo para la delincuencia común y organizada cuya presencia se agravó en los últimos años.

En este contexto, lejos está la pretención del oficialismo de hacer creer que pueden bajar los índices de inseguridad, como expresó el comisario Jefe del sistema de emergencia.-

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.