Noviarás y amasarás

18/09/2016 | Revista Norte

majul-y-esposa

Así como los “vínculos oficiales” de Jorge Lanata y Alfredo Leuco palidecieron la imágen de los autodenominados periodistas independientes, ahora cae Luis Majul.

En la investigación que se le sigue en la justicia a la vicepresidenta Gabriela Michetti por las bolsas con dinero no declarado, aparecieron los nombres de los generosos que donan a la Fundación SUMA creada por la Vice. Ella misma aportó un escrito ante el juez Ariel Lijo.

SORPRESAS TE DA LA VIDA

Entre ellos figura María Conte Grand, esposa del periodista Luis Majul y ex empleada de Michetti en el Senado. Su contrato fue dado de baja en los primeros meses de este año, luego que saliera a la luz su ascenso de categoría y su relación con el conductor de La Cornisa.

Recordemos:

“En diciembre de 2015, la productora La Cornisa de Majul fue denunciada públicamente por facturar 14 millones de pesos a través de más de 300 contrataciones de parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires entre 2008 y 2014.  Por ejemplo, incluye contratos sin licitación para “realización de eventos” y “servicio de distribución de folletería”. Esta acusación es similar a la que pesó sobre el periodista deportivo y político del partido político PRO, Fernando Niembro”, reza en wikipedia.

Días antes la opinión pública había conocido que Alfredo Leuco, otro de los periodistas autodenominados independientes, tiene también una novia macrista, Cecilia Brook, quien –o casualidad- hace trabajos privados para SUMA, la Fundación de Gabi.

Cásate Juan, que las piedras se te volverán pan.

 

NOTAS RELACIONADAS:

¿Quiénes son los polémicos “donantes” de la Fundación según Michetti?

La vicepresidenta aportó un escrito ante el juez Ariel Lijo en donde figura la supuesta lista de personas que aportaron a SUMA. Los particulares nombres.

La vicepresidenta Gabriela Michetti presentó ayer un escrito de 31 páginas ante el Juez Ariel Lijo en donde solicitó el sobreseimiento en la causa que investiga el origen de los fondos que le robaron el pasado 22 de noviembre, consistente en 245 mil pesos y 50 mil dólares que se encontraban en bolsas de cartón dentro de su habitación.

En su declaración, la vicepresidenta solicitó que no se investigue más alrededor de la Fundación que preside dado que, según entiende, no tiene nada que ver con el robo del dinero, y asegura que, su asistente en el Senado y empleado de SUMA, Santiago Riobó fue quien le acercó el dinero a su novio, Juan Tonelli, que finalmente se lo entregó, contrariamente a lo que la propia Michetti aseguró ante los medios cuando sostuvo que “los chicos de la Fundación” se lo habían acercado.

En este sentido, El Destape realizó un repaso de los nombres de las personas que, según Michetti, le aportaron donaciones:

-Alejandra Illia: prima de Michetti. Fue noticia en febrero de este año tras haber sido ascendida por la vicepresidenta dos categorías juntas sin tener carrera pública previa.

-María Conte Grand: novia del periodista Luis Majul y ex empleada de Michetti en el Senado. Su contrato fue dado de baja en los primeros meses de este año, luego que saliera a la luz su ascenso de categoría y su relación con el conductor de La Cornisa.

-Fernando Subirats: Gerente de noticias de Radio Nacional.

-José Ortíz Amaya: actual Director de Relaciones Internacionales del Senado.

-Andrés Ibarra: ministro de Modernización del gobierno nacional. Ex ministro del gobierno porteño.

-Marina Klemensiewicz: Secretaria de Hábitat y Desarrollo Humano de la Nación.

-Daniel Chain: Secretario de Obras Públicas de la Nación

-Guillermo Montenegro: ex ministro del gobierno porteño y actual embajador argentino en Uruguay.

-Hernán Lombardi: ex jefe de campaña de Michetti, vocal de la Fundación SUMA y actual secretario de Medios Públicos.

 

 

lanata-de-novio

Josefina, una periodista de 28 años, es la nueva novia de Jorge Lanata

Es argentina pero vive en Madrid, donde trabaja para el diario ABC. Hace una semana y en PPT, sus padres conocieron al periodista.

Al igual que lo tuvo Sara, Jochi –como la llaman–, tiene una gran admiración por él. Incluso desde su Twitter, llegó a arrobar a la Defensoría de la Ciudad y a la Legislatura porteña pidiendo que lo declaren ciudadano ilustre. Fue este gran fervor el que la llevó a acercarse a Lanata. En principio, por mero interés profesional, pero en los últimos tiempos, comparten mucho más que eso. Esta semana la revista Pronto publicó fotos de ambos en Punta del Este disfrutando de un fin de semana juntos y todo el mundo se preguntó quién era la nueva compañía del periodista recientemente separado de Sara Stewart Brown.

El misterio está resuelto. Se trata de Jochi: Josefina Giancaterino Stegmann, una periodista argentina que vive y trabaja en Madrid para el diarioo ABC. Y que con 28 años pero con la seguridad y desenvoltura de quien tiene mucho mundo, logró seducir al showman. Todo habría comenzado en diciembre de 2015, cuando Stegmann consiguió que el conductor le diera una nota que publicó en el diario español. En la misma, sólo se hablaba de política. Mientras tanto, PERFIL ya contaba una crisis en su relación con Sara. Crisis que pareció disiparse cuando la artista plástica inauguró su tienda de arte en Recoleta y él apareció en el coctel donde se mostraron más que afectuosos. Sin embargo, eso no fue así. Y en mayo último, Sara y Lanata oficializaron su ruptura. Mientras tanto, la relación entre Lanata y Jochi fue creciendo.

Inicio. De vacaciones en su trabajo como redactora en ABC la joven decidió venir a la Argentina a fines de junio para visitar a su familia. Aquí se produjo el reencuentro y un fin de semana romántico con el conductor. Así fue que el jueves 7 viajaron a Punta del Este y se alojaron en el hotel L’Auberge. De donde sólo salieron para ir a restós. Y el sábado regresaron. El domingo siguiente Lanata reservó un lugar especial para los padres de la joven en el estudio de PPT. Entonces, nadie sospechó que eran sus “suegros”.

Pero una vez que las imágenes de Punta del Este trascendieron no quedó duda alguna. PERFIL se comunicó con la redacción del ABCnadie quiso hablar sobre la joven, sí confirmaron que la noticia fue la comidilla de todo el diario. También PERFIL quiso hablar con ella o su familia sin lograr respuesta alguna

Segura. Stegmann desembarcó en Madrid con 18 años, tras enamorarse de un director de teatro treinta años mayor. Instalada allá se inscribió en Periodismo en la Universidad Complutense y comenzó sus prácticas en ABC donde consiguió recientemente hacerle una nota a Macri. Algo que llamó la atención en Madrid ya que la corresponsal histórica de ABC no había logrado esa entrevista tras haberla solicitado en diciembre. PERFIL averiguó que la de Jochi no fue gestionada a través del departamento de prensa sino por una intervención personal de Lanata con el Presidente.

Quienes conocen a Jochi dicen que es una joven que sabe lograr sus objetivos.

 

Lanata ‘offshore’

La acusación del director de Mossack Fonseca al periodista y su reacción ante el llamado de Perfil. 

El jueves, al entregarse los diplomas a los egresados de la cursada 2015/2016 del Posgrado en Periodismo de Investigación de la Universidad del Salvador y Perfil, se expuso el caso de Julián D’Imperio, uno de los egresados, quien haciendo su práctica en Perfil.com fue insultado por Jorge Lanata, siendo un ejemplo del “estado del arte” en que se encuentra nuestra profesión, espejo de la sociedad en su conjunto.

Lo único que Julián D’Imperio hizo fue consultar a Lanata sobre la acusación que Ramón Fonseca Mora, director del estudio de abogados Mossack Fonseca, realizó durante un reportaje al diario La Estrella de su país a partir de los Panamá Papers, donde sostuvo que el fondo NML de Paul Singer había propiciado las filtraciones de sus archivos como, años anteriores, de informaciones que se difundieron en el programa Periodismo para todos, promoviendo viajes del equipo de Lanata a Panamá y Nevada.

En la observación de observaciones adquiere visibilidad lo que condiciona nuestra mirada 

Se equivocó el diario de Panamá al decir que Lanata se llama Julio y el propio Fonseca al decir que NML “nos trajo a (Julio) Lanata aquí, que es un periodista internacional. Pagó y lo llevó a Nevada”. Es obvio que Clarín no precisa que le paguen pasajes, tampoco Lanata cobrar por hacer operaciones, ni que Perfil pudiese creer que las acusaciones de Fonseca sean ciertas porque Lanata fue columnista político de este diario muchos años.

Lo que Julián D’Imperio y Perfil.com hicieron al publicar la acusación de Fonseca el domingo 10 de abril pasado fue hacer puro periodismo, porque nadie puede decir que no resulta relevante un reportaje al fundador del estudio de abogados de los Panamá Papers (extraño personaje este Fonseca, quien además es ministro consejero del actual presidente de Panamá y también fue ministro del anterior presidente), donde además menciona al principal fondo buitre –justo la semana que Argentina logra salir definitivamente del default– y al periodista más famoso de Argentina.

Si bien los insultos en Lanata son parte de un estilo y los utiliza hasta para ser cariñoso, el “imbécil” de esta vez no fue una manifestación de afecto porque Perfil fue el único de todos los medios calificados como “la corpo” que publicó el tema, y parece que fuera esperable en este colectivo que sólo se publiquen informaciones que sean negativas para el kirchnerismo. De hecho, sobre algo más de mil personas que dejaron opinión sobre la nota de Perfil.com sólo el 25% puso “me gusta”; al 75% de nuestros lectores no le gustó porque no le gusta el kirchnerismo.

A Perfil tampoco le gusta el kirchnerismo y está harto probado que fue el medio que durante más tiempo fue crítico.

Nuestra misión. Pero el periodismo no está para confirmar las convicciones políticas sino para conmover e importunar cualquier confort ideológico, incluso el de nosotros mismos, y para abrir un resquicio hacia el vértigo de la duda.
Como la mente tiende a creer en lo que está acostumbrada a creer, la tarea del periodismo no es limitarse a insistir en posiciones existentes; no hay periodismo si se arrastra a la audiencia a discursos previsibles.

Hay que contrastar con lo que ya se sabe y que a la vez detiene a la audiencia en lo que ya era, para regalarle el anuncio de lo que no sabía que podía ser como consecuencia de lo que no había pensado. Hay una dimensión pedagógica en el periodismo: la de permitirle a la audiencia su evolución y progreso.

El pensamiento crítico no tiene que ver con oponerse. El verdadero pensamiento contrahegemónico es ternario, no binario; no está en el medio geográfico sino equidistante desde arriba, superando lo que se prefirió bautizar como grieta pero es tan viejo como la humanidad que avanza en una espiral ascendente de síntesis de oposiciones. Nuestro trabajo es ser parte de esos sintetizadores y no parte de los vociferantes.

Lo mejor que este posgrado Perfil como organización pudo aportar a los egresados es haberlos ayudado a percibir las operaciones que regulan la relación de nosotros mismos con lo que observamos, haciéndonos conscientes de nuestra propia implicación, arrancándonos de la ceguera de quienes pueden observar todo excepto su propia relación con lo observado, para ser conscientes de los condicionamientos que tiene nuestra propia mirada.

Obviamente, simpatizamos con el periodismo de investigación que hace Lanata, como obviamente simpatizamos con el trabajo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), pero nuestro afecto a esos valores que compartimos no nos debe hacer dejar de publicar informaciones relevantes que nos incomoden, como sucedió la semana pasada, que faltaba la mención de que los propios medios también tenemos empresas offshore (en nuestro caso: Perfil Exterior de British Virgin Island, controlante de Caras Portugal y Angola; Grupo Perfil Inversor de Uruguay, controlante de Caras Brasil, y Perfil Asia de Hong Kong, controlante de cuatro revistas en Shanghai).

Nos hacemos mal a nosotros mismos al no visibilizar temas que puedan disgustarnos porque quedamos en evidencia. Como en el discurso de la ex presidenta al salir de los tribunales de Comodoro Py, transmitido prácticamente en cadena por todos los canales de televisión, cuando ella se refirió a la acusación de Fonseca sobre Lanata. ¿Qué servicio le hubiéramos realizado a nuestro público si no entendiera de qué estaba hablando Cristina Kirchner? Tenemos que publicarlo, aclararlo, debatirlo, explicarlo, sin temores, y mucho más cuando nos asiste la razón.
No publicar es siempre el peor remedio.

Darse cuenta de los condicionamientos propios de nuestra visión desmorona verosimilitudes

Estudio. El 60% de los egresados de los posgrados en Periodismo de Investigación ya trabajan en medios de Perfil, como redactores, cronistas o colaboradores.

Entre los treinta alumnos que comenzaron este año se encuentra becado Fernando Maldonado, quien vive en la villa de Barracas cercana a Perfil. Siempre quiso ser periodista, y estudió un taller de periodismo en la iglesia de Caacupé, en este barrio. La Fundación Integrar lo becó para que estudiara en TEA, donde se recibió el año pasado. Fernando es también quien hizo la pregunta sobre Donald Trump que incomodó a Obama en la Usina del Arte. Y es el único de su familia numerosa que estudió.

jfontevecchia

 

VER TAMBIEN:

Hablando de ñoquis. Denuncian que la novia de Leuco cobra del Senado pero trabaja en la fundación de Michetti

La bolsa de Michetti

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.