Productores de Salta podrían demandar al gobierno de Urtubey

01/03/2018 | Revista Norte

REBELION EN LA GRANJA.

Productores enojados con el Gobernador Urtubey analizan demandar a la provincia por las idas y vueltas de los desmontes en el norte de Salta.

 Por Nolberto Guerra / Revista Norte

Indudablemente los productores no entienden de compromisos políticos. Sólo les interesan sus intereses. Se sienten heridos por la punzante Resolución 56 que hace días dictara el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman, donde instaba al Gobierno de la Provincia de Salta a detener todo proyecto de desarrollo radicado en zonas no susceptibles de desmonte. Más molestos están porque esta determinación -que no era imperativa ni obligaba al Gobierno Provincial, solo sugería- de inmediato se tornó de imperioso cumplimiento para el Gobernador Juan Manuel Urtubey. Así, los productores salteños prontamente fueron notificados para que se ajusten a lo determinado por el Ministro Bergman.

Acá pierden la brújula los productores. Alegan: “si nosotros procedimos autorizados legalmente por el gobierno de Salta e invertimos millones de pesos, por qué ahora Urtubey desconoce sus mismas autorizaciones y nos desampara; no importándole lo invertido y obligándonos a dejar sin trabajo a miles de salteños que contribuyen a la producción nacional en nuestros campos”.

Tan desconcertados están los productores que hasta amenazan con cataratas de denuncias legales contra la Provincia. Entienden que actuaron a derecho y no pueden resignar sus capitales quedando a merced de una “agachada” del Gobernador.

Es más, como consideran haber obrado dentro de la ley, reniegan y denuncian que la actual moratoria dictada por el Gobierno de Salta es sólo para favorecer a los productores que desmontaron ilegalmente y fueron objeto de multas hoy anuladas por esa moratoria. “El Gobierno persigue a los que obramos dentro de la Ley y nunca se vio a funcionario alguno persiguiendo a los desarrollos ilegales”, se lamentan cuestionando también a Greenpeace.

Los productores denuncian que los fundamentos de la disposición provincial, posterior a la Resolución 56 de Bergman, sostienen que “la Provincia debe velar por la seguridad jurídica de todos los beneficiarios” pero en la disposición se determina todo lo contrario.

Los productores también se preguntan por qué las autoridades provinciales persiguen a quienes desmontaron legalmente 40.000 Has y no a los que ilegalmente desmontaron 90.000 Ha. Les parece ridículo que Bergman ordene “reforestar” y detener todo proyecto productivo, cuando cuentan con las autorizaciones legales del Gobernador Urtubey que ahora se desentiende y borra con el codo lo que escribió con su mano. “No vamos a reforestar donde legalmente hicimos proyectos productivos”, desafían.

“Nadie va a venir a invertir en una provincia que no garantiza seguridad jurídica”, sostienen, valuando en $200 millones de dólares  el impacto económico negativo por la paralización de los trabajos ordenados ahora por Bergman y Urtubey.

Los productores emplazan a sus organizaciones, ProGrano y Sociedad Rural, para que logren soluciones urgentes. De no lograrlo, recurrirán individualmente ante la Justicia demandando al Gobierno de la Provincia de Salta.

LOS PRODUCTORES versus LA POLITICA

El Gobernador Juan Manuel Urtubey es un político y actúa en consecuencia. Nunca puede desentenderse de quienes pueden lesionar su carrera. Hoy Mauricio Macri es su soberano y tiene la potestad de encumbrarlo o truncarle su carrera. Muchos flancos débiles exhibe el salteño, lo que hace resbaladiza su ansiada proyección nacional.

Al frente de un Poder Ejecutivo que luego de diez años muestra desprolijidades y una provincia económica y financieramente desquiciada, poco margen de acción le queda al gobernador; a punto tal que permanentemente debe optar entre cumplir sus compromisos o resguardar sus ambiciones políticas, incluso a riesgo de exponerse a ser descubierto en sus ambivalencias y su falta de apego a la palabra empeñada, como hoy denuncian sus amigos productores.

Estos, muy decepcionados, no alcanzan a comprender de qué les sirve haber logrado imponer a un par como la Ministro Paula Bibini en frente del Ministerio de la Producción y el Trabajo unificado.

Hasta el Ministerio de Trabajo, que a veces incomodaba a las patronales, ostenta la nueva Ministro y sin embargo los productores se quejan que no logran siquiera que el Gobierno provincial haga bajar hasta Salta al Ministro Bergman o al Ministro de Agricultura Nacional para explicarles la problemática del campo salteño.

“Bibini tiene solo sellos. Nada de Poder”, reniegan y ponen en duda la eficiencia de la funcionaria cool.

La nueva Ministro de Trabajo ni figuró en la crisis azucarera y el Organismo encargado de proteger a los trabajadores hasta fue desguazado por Bibini.

Los productores refunfuñando admiten que Bibini  no los representa. Hasta ProGrano y la Sociedad Rural muestran flaquezas, “o al menos no nos sentimos protegidos”, disparan. Indudablemente los productores hablan tranqueras adentro.

Urtubey responde a sus intereses políticos y cuida de no enemistarse con ningún Ministro Nacional, menos con el Presidente; por más afrenta que imponga el Ministro Bergman con su Resolución 56 o la Ministro Stanley con sus Diez Millones para los inundados, el mísero monto que mostró a un Urtubey emocionado en agradecimientos aunque al otro día se sinceraba de que le hacían falta 500 Millones no 10.

Es que la nefasta administración del erario público provincial por parte de los hermanos Urtubey colocó a Juan Manuel en una raquítica debilidad que lo obliga a ser sumiso. Con una provincia cuasi intervenida  económica y financieramente por el Gobierno Nacional, no le queda margen  al Gobernador para encocorarse.

Ni José Urtubey con sus aceitadas relaciones en el mundo industrial y empresarial ni Rodolfo “El Tolo” con su poder de reconocido Senador Nacional parecen poder auxiliar a su hermano el Gobernador. Juan Manuel tiene sus acciones muy en baja. En política cuesta mucho llegar, pero más cuesta mantenerse. Y el síndrome del pato rengo acecha. Aunque sea rengo, llega.

Como “provincia muy mal administrada” catalogó recientemente al gobierno de Salta el funcionario nacional que cada 15 días se llega por estas tierras a auditar las cuentas provinciales. Hasta dijo que Santiago del Estero y Formosa figuran con Superavit mientras que Salta está en la otra franja.

Ayer el Jefe de Gabinete provincial, Carlos Parodi, ostentaba poder político y financiero. Hoy Fernando Yarade se ocupa solamente de lo técnico. Poco parece importarle el éxito o fracaso de su mandante.

En este escenario, aparece como menos probable que el titular del Ejecutivo Provincial dedique esfuerzos para socorrer a sus amigos productores. A Juan Manuel Urtubey no parece asustarle que demanden a su Gobierno. Si él mismo facilita esa instancia como los casos Salta Forestal, Aunor, Aguas de Salta, Plumada y otros tantos a los que el Gobernador ofrendó en bandeja la oportunidad de ganar millonarios juicios. Y así ocurrió.

Los productores podrán denunciar a la Provincia y ganar sus juicios. Por mas millonarias que sean las condenas, Juan Manuel razonará que en ese tiempo ya no estará. Otro deberá cumplir las sentencias. Y de su bolsillo no saldrán los pesos para sus cumplimientos. Para eso estamos todos los salteños.-

 

MILLONES SIN RENDIR MAS LAS INUNDACIONES>

EL ensañamiento de Bergman solo se justifica en su pasión por defender los dineros del Gobierno Nacional. Recuérdese que el Rabino hizo público que el Gobierno de Juan Manuel Urtubey había recibido más de $ 380 MILLONES para remediación forestal y hasta la fecha el Gobierno salteño no informo en que se gasto la plata y menos envió rendición de cuentas alguna. Por ello Bergman anticipo que mientras se mantenga esta mora la Provincia se verá impedida de recibir fondos por este concepto.

 

Vuela en el aire la convicción de que las recientes inundaciones se multiplican merced a la depredación de los montes del norte salteño. De esto nada dicen los productores ni el Gobierno.

Tampoco desde el Gobierno de Urtubey se explica porque se privilegiara licitar una obra estimada en $  400 MILLONES que beneficiara a Finca Las Costas  y no se encaran las obras necesarias para dotar de agua potable a una gran masa humana de los Departamentos más pobres de la Provincia. Lamentable seria razonar que Las Costas alberga la residencia oficial del Gobernador y los sin agua estan a mas de 300 Km.

Ante este panorama, cabe preguntarse si una Administración, sea nacional, provincial o municipal, puede manejarse con tanta displicencia como para desatender cuestiones tan importantes. Acá no solo esta en juego la seriedad y responsabilidad con que un gobernante atiende sus obligaciones sino la necesaria seguridad que merecen tanto los que invierten como los ciudadanos que deben contar con un Estado que también a ellos les garantice bienestar o mejor calidad de vida con el debido cuidado de su medio ambiente. 

Llegar a una instancia des-prolija no hace mas que mostrar la in eficiencia e ineptitud del estamento administrador. 

La confianza y esperanza que en cada elección el ciudadano deposita en sus futuros gobernantes no puede ser, graciosa e irresponsablemente, despreciada con acciones o no acciones ejecutadas en un marco indebido que solo muestra desapego e ignorancia hacia la cosa administrada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.