Urtubey postuló a Teresa Ovejero para la Corte de Justicia y ya tiene fuertes críticas

07/03/2018 | Revista Norte

LA SEÑORA DEL VOTO ELECTRONICO

Ovejero es la actual titular de la Justicia Electoral de Salta que maneja el Voto Electrónico. “No alcanza con que la postulada sea mujer”. impugnan la postulación de Teresa Ovejero, propuesta por Urtubey, para la Corte de Justicia de Salta.

La Dra. Mínica Menini, abogada militante de Derechos Humanos y de los derechos de las mujeres, dijo en FM Aries que no alcanza con que una jueza sea mujer si no tiene perspectiva de género. Además cuestionó que se paguen favores con cargos.

La abogada militante consideró que un lugar de decisión como el integrar la Corte de Justicia de Salta, requiere que tenga formación específica en los derechos de la mujer. “No alcanza que sea una mujer, eso es lo que nos dice el gobernador y demuestra sobradamente su posición respecto a los derechos de las mujeres en la provincia que por cierto están bastante obstaculizados”, dijo Menini.

“Antes que Kauffman la doctora Garros Martínez ha demostrado en sus sentencias una mirada con perspectivas de género que a las mujeres nos hizo avanzar mucho y creó la Oficina de Violencia de Genero en la Corte”, dijo Menini y añadió que de “Susana Kauffman se han leído sentencias hermosas con respecto a abortos no punibles que sentaron jurisprudencia en Salta”.

En tal sentido, Menini consideró improbable que Teresa Ovejero tenga formación en cuestiones de género y planteó que se la conoce por haber defendido y mal el sistema del voto electrónico, como cuando planteó en el Congreso que “los aborígenes” en Salta pudieron adaptarse a ese sistema de votación.-

 

NOTA RELACIONADA:

Urtubey propone como jueza de la Corte a Teresa Ovejero sin destacar de ella ningún mérito jurídico

Hasta hace poco, para ocupar una plaza en el más alto tribunal de justicia de la Provincia era necesario, además de cierto prestigio, acreditar una elevada capacidad técnica y acumular méritos jurídicos o académicos.

l Gobernador de la Provincia de Salta ha hecho pública ayer su intención de proponer como futura jueza de la Corte de Justicia a la abogada Teresa Ovejero que desde hace algún tiempo viene desempeñando -y no sin polémica- el cargo de secretaria del Tribunal Electoral de Salta.

Según diferentes publicaciones periodísticas, el Gobernador ha justificado su decisión en «la gestión» de la señora Ovejero en el Tribunal Electoral, así como en su defensa del voto electrónico, en lo que algunos allegados al mundo judicial han considerado un gesto afrentoso para con la candidata.

Hasta hace poco, para ocupar una plaza en el más alto tribunal de justicia de la Provincia era necesario, además de cierto prestigio, acreditar una elevada capacidad técnica y acumular méritos jurídicos o académicos. Con la propuesta de Ovejero para suceder a la jubilada Kauffmann de Martinelli, Urtubey demuestra que para ser juez de la Corte en la Provincia que gobierna no se necesita ninguna cualificación especial y que basta con exhibir un breve historial de servicios al poder.

Si la candidata propuesta por Urtubey está en posesión de la capacidad técnica y la idoneidad jurídica que normalmente se exige para el desempeño de un cargo de tan vital importancia para la democracia, seguramente la candidata lo tiene bien escondido, pues durante la mayor parte de su dilatada exposición pública como secretaria del Tribunal Electoral ha demostrado, en el mejor de los casos, una aguda capacidad para la arbitrariedad y un habilidad poco frecuente para el empleo de lugares comunes jurídicos, al tiempo que una exquisita fidelidad a las directrices políticas del Gobernador de la Provincia.

En cualquier caso, es particularmente llamativo que el Gobernador de Salta, a la hora de proponer su nombre, haya destacado a la señora Ovejero como una ferviente defensora del voto electrónico.

Este inoportuno elogio ha dejado al descubierto una incómoda verdad: que la señora Ovejero, desde un cargo en el que debe resplandecer la neutralidad política, ha desplegado una intensa actividad de marketing que pone en entredicho la completa imparcialidad del tribunal del que aún forma parte.

Si ya es discutible que alguien pueda entender como misión del Tribunal Electoral o de los funcionarios a su servicio la de defender y promocionar un sistema concreto de votación, más criticable que esto todavía es el hecho de que desde una institución formalmente neutral y equidistante del debate político se haya tomado partido, con tanta convicción e insistencia, por una herramienta cuya utilización sigue generando sospechas y concitando el rechazo de vastos sectores políticos y sociales.

Si, como se desprende de las imprudentes palabras del gobernador Urtubey, la proposición de la candidata a ocupar un sillón en la Corte de Justicia de Salta se basa únicamente en su previa defensa del voto electrónico, la sospecha de falta de imparcialidad judicial en materia de elecciones se desplazará inevitablemente del Tribunal Electoral hacia la propia Corte. Si la designación de la señora Teresa Ovejero finalmente se concreta, en el futuro, cualquier asunto del contencioso electoral que pudiera ser sometido a conocimiento de la Corte dará pie a la recusación, no solo de quien fue secretaria de un tribunal sectario, sino del resto de los jueces que integran o integraron los dos tribunales.

Hasta ahora no se conoce la opinión o el sentimiento que, frenre a este anuncio, pudieran tener o experimentar los actuales jueces que componen la Corte, los que en su mayoría han accedido al cargo más por su trayectoria en el campo del Derecho o la judicatura que por contribución a la hegemonía política de una persona o de un sector. Tampoco se sabe cuál será la reacción de quienes han debido someterse a varios exámenes y pruebas psicológicas complejas para ser jueces, sobre todo teniendo en cuenta que una persona sin méritos jurídicos contrastados en algún momento ejercerá sobre ellos el poder disciplinario y el de superintendencia.

Todo indica que, en este caso, lo que ha hecho Urtubey es primar la obediencia y la fidelidad sobre la capacidad jurídica y la idoneidad moral, y que la designación, más que fruto de una decisión justa, pretende recompensar con un alto cargo a quien ha prestado valiosos servicios a la causa. De ser así, el papel de la candidata como futura defensora de la legalidad, como intérprete de la Constitución, como guardián de las libertades y como control del poder, nace herido de muerte.-

http://noticias.iruya.com/a/politica/judicial/31063-urtubey-propone-como-jueza-de-la-corte-a-teresa-ovejero-sin-destacar-de-ella-ningun-merito-juridico.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.