Orán. A la grosera mora oficial se impuso la diligencia clerical

12/06/2017 | Revista Norte

Reunión de funcionarios salteños junto al obispo de Orán, con el Secretario del Interior Sebastián Garzcía de Luca y el Secretario de Frontera Daniel Green, entre otros.

BAGAYAEROS. SE IMPONE EL GATOPARDISMO UNA VEZ MAS: “CAMBIAR ALGO PARA QUE NADA CAMBIE”

Los cortes de rutas demostraron, una vez más, ser el vehículo ideal para despabilar a los morosos gobernantes salteños; sean los reclamos legítimos o ilegítimos. Los trabajadores de frontera, llamados “contrabandistas”  por sus detractores, triunfaron en su primer gran batalla. A la grosera  mora oficial se impuso la diligencia clerical. 

Por Nolverto Guerra / Revista Norte

Al incómodo “ninguneo” sufrido por el Gobernador salteño en su último raid a Orán, sucedieron un rosario de nuevos actores. Juan Manuel Urtubey se presentó desganado en el peor escenario que podía haberle ofrendado su socio electoral, Marcelo Lara Gros. Se atribuye al “julepe” que dominaba al Lord Mayor oranense el haber “engañado” al Gobernador no avisándole que la supuesta comitiva oficial no era otra cosa que 6 empleados  nacionales sin poder de resolución que estaban en la zona atendiendo otras cuestiones y no enviados a ocuparse de los bagayeros.  Celoso como es Urtubey, jamás hubiera concurrido a un encuentro “no resolutivo”; menos con sus principales ministros. 10 minutos soportó don Juan Manuel en aquella reunión en Casa del Bicentenario, giró sobre sus pasos y se marchó no sin antes dejar sus cuestionadas declaraciones a la prensa: “Ahí quedan los técnicos”. “Esto es resorte nacional”, expresó como resaltando que él estaba para cosas mayores.

El Intendente Lara quedó mal parado. Urgente debía reaccionar. Así hizo aparecer a Zanchetta.

EL OBISPO OTRA VEZ A ESCENA

Quienes conocen a Lara saben que “su playa de camiones” es su gran fortuna pero también su Talón de Aquiles. Si teme a algo es a esa creación millonaria por la cual es capáz de usar los recursos más viles para perpetuar su vigencia, y creó “sin querer queriendo” el contexto ideal: la marginalidad.

Ante la nueva disposición nacional de control de fronteras, Lara, asustadísimo y como un fiel disciplinado apegado a la iglesia, recurrió a los buenos oficios del Jefe de la Diócesis oranense para que lo ayude. Monseñor Gustavo Zanchetta, aún sabiendo que sus servicios contribuirían a oxigenar una enojosa problemática ilegal, y haciendo gala de su espíritu de buen samaritano, tomó como propio el desafío. Hizo las primeras gestiones y llegó en horas de la noche al lugar de los cortes para dialogar. Su señal fue llegar con una camioneta llena de mercadería para que no pasen hambre. Impresionante compromiso.

Dos mensajes planteó: Si confían en mí me involucro, si me involucro deben facilitarme las cosas levantando el corte. Los bagayeros vieron en el Obispo la tabla de salvación a sus agotadoras jornadas de corte. Ni el Intendente ni el Gobernador habían logrado destrabar la situación. Al contrario, los trabajadores de frontera sentían que en cualquier momento entrarían en acción las fuerzas anti-motines de Gendarmería Nacional y de la Policía de la Provincia que habían sido reforzadas con tropas de afuera por orden del Ministerio de Seguridad y del gobernador. No dudaron y depositaron toda su confianza en el Prelado.

Así se logró una audiencia en Casa Rosada, aunque con ningún ministro como lo había adelantado Juan Pablo Rodriguez, pero sí con funcionarios de un mayor nivel a los que llegaron a Orán. La cita se concretó el Viernes 9 con el propio Obispo, el Intendente oranense Marcelo Lara Gros y el Intendente de Agua Blanca Sergio Oliva.

Regresaron más que esperanzados: el próximo Martes 13 arribará a Orán el director de fronteras, Daniel Green, para encarar una salida a esta delicada cuestión. Aunque, al parecer, ya todo volvió a la normalidad con la Playa de Camiones que comenzó a funcionar.

Monseñor Zanchetta puso su sello: el Obispado de Orán será el lugar de encuentro. Y aunque se espera una salida satisfactoria que ponga fin al “bagayeo”, fuera de lo retórico, todo sigue como está.

LOS TRES URTUBEY

La leyenda reconoce como mostruos de tres cabezas (por grandes de tamaño) a la Hidra de Lerna hija de Tifón y Equidna y al creado por Mónica Carretero en los relatos de sus Cuadernos de Viaje. Este último era benigno. El primero era algo malo. Ambos “Tres cabezas” ejercían poder. Mucho poder.

Se dice que dos piensan mejor que uno, y si son tres, mejor. Pero en estos tres hermanos Urtubey parece que hay permanente descoordinación. O será que se muestran así para sacar mejor provecho, cada uno a su estilo pero por la “misma sangre”.

URTUBEY GOBERNADOR era consciente que en cualquier momento el bagayeo oranense se convertiría en un grave problema. No solo porque el contrabando se agigantaba cooptando cada vez más adeptos que mostraban esta actividad como necesaria, sino también porque Marcelo Lara Gros irresponsablemente consentía esta actividad aportando la playa municipal como destino de las mercaderías de contrabando. Esto otorga cierta “inmunidad” a los portadores de bagayos. Es, hasta hoy, una playa oficial en la cual sus moradores abonan altas tarifas, millonarias recaudaciones que van para un particular, no para el Municipio. En Orán nunca nadie entendió por qué Lara Gros insistía tenazmente en mantener este despojo al Municipio. Lara mismo lo concedió.  Todos los Concejos Deliberantes lo intimaban a cesar esta concesión. Lara defendía “el negocio” como si fuera propio. Hasta denuncias penales soportó. Hoy la Playa sigue en poder de un particular. Ni el Gobierno Provincial se preocupó por esta playa generadora de tantos ilícitos. También resulta extraño que el Gobernador avale la existencia de un predio que causa demasiado daño a la comunidad toda. Bien podría intervenir. Urtubey no se caracteriza por cuidar las formas, testigo de ello son los integrantes del Consejo de la Magistratura.

Por qué nada se hace en esa Playa? Aún cuando los oranenses fueron testigos de la batalla que alguna vez se vivió entre “los patrones”, los bagayeros y la mismísima gendarmería nacional, Aduana y AFIP. Al contrario. Después de aquel enfrentamiento por el que se llegó a tomar gendarmes de rehenes a cambio de bagayos incautados, la municipalidad y la provincia invirtieron en un cerramiento perimetral que garantizara mayor resguardo para “los patrones”. Dentro de la playa “los patrones” gozan de seguridad. Nadie los molesta. Lara y Urtubey siguen sin notificarse que dentro de esa playa municipal tienen origen muchas situaciones conflictivas que se extiende a toda la comunidad.

 

RODOLFO, EL SENADOR, colaboró en conseguir la audiencia para el Obispo, Lara Gros y Oliva; y los acompañó. Monseñor Sanchetta agradeció solo a Rodolfo la gestión. Lara Gros tuvo que hacer lo propio para incluir en los agradecimientos al Gobernador. Será por la disposición del avión de la provincia que los llevó a Buenos Aires.

JOSE. Cuesta entender el protagonismo de José Urtubey dentro del Gobierno de la Provincia, o al menos en acciones que encara el Gobierno Provincial. Actúa como si fuera funcionario. Ultimamente encabezó la organización del Foro de la Pobreza que se cumplió en el Hotel Sheratón de Salta. Ahora regenteará los seminarios sobre Gobierno Abierto que se cumplirá en toda la Provincia hasta días antes de las elecciones de Agosto/17. José es dirigente de la Unión Industrial Argentina, podría haber aportado ideas para la situación de frontera que tiene a los pueblos sumidos en la desocupación y la miseria. La oportunidad de desplegar sus tan resonantes saberes que corean ante las cámaras de televisión, ahora para resolver el problema de la frontera norte en la provincia, la dejaron pasar.

Lo cierto es que los TRES URTUBEY, cada uno desde su espacio, tienen fuerte presencia; pero a la hora de reclamos desaparecen las ideas.

EL DESUBICADO MINISTRO JUAN PABLO RODRIGUEZ

El Jueves 8, faltando pocas horas para cumplirse la audiencia en Casa Rosada entre el Obispo Zanchetta y los dos intendentes norteños, en un programa nocturno de TV dijo con firmeza que “esa audiencia no se concretará”.

Si en la gestión de la misma intervino el mismo Senador Nacional Rodolfo Urtubey, hermano del Gobernador, por qué Rodriguez ponía en duda su cumplimiento? O habría sido que la gestión de Rodolfo se activó preocupados ante el llamado de Buenos Aires para suspenderla? A Rodriguez, ¿alguien lo mandó o de puro improvisado nomás aventuró una primicia? Mucho extraña el Ministro político sea tan distraído e inoportuno, dando a conocer semejante desplante a las autoridades de Orán por un programa de televisión antes que avisar a los protagonistas por teléfono. Su lamentable actitud molestó al propio Obispo Zanchetta, quien se vio forzado a emitir un mensaje donde ratificaba la concreción de tal audiencia. La reunión se cumplió, aunque ni el Ministro Frigerio, ni el Ministro Triaca, no la Ministro Bullrich, ni la Ministro Stanley -todos los nombres de autoridades nacionales de primera línea que danzaban- los recibieron. Al parecer Juanpi tenía razón. Nadie se enteró que el Ministro Rodriguez haya tenido la hidalguía de disculparse.

Mañana viene el Director de Fronteras, pero quienes “pudieron advertirle” antes de la situación real son los mismos que mañana lo recibirán.-

 

NOTA RELACIONADA:

Cuando un problema los supera y desnuda la inoperancia

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.