A 44 años del inicio de la última dictadura cívico-militar-eclesiástica

24/03/2020 | Revista Norte

La última dictadura que sembró de muerte y miseria a la Argentina.

Este 24 de marzo se cumplen 44 años del inicio de la última dictadura que sembró de muerte y miseria a la Argentina. En un contexto de cuidado colectivo, las exigencias históricas de que la memoria vislumbra el porvenir se manifiesta esta vez con el pañuelo en las casas.

Este 24 de Marzo seguimos construyendo Memoria, Verdad y Justicia, al cumplirse 44 años de un golpe que sembró muerte y miseria. El actual contexto de cuidados colectivos no nos desvía de la reivindicación de los sueños, las utopías y el trabajo común que enarbolaban los y las 30.000 combatientes revolucionarios, como guía del futuro que tenemos por construir.

Por ello le ponemos voz a la memoria para seguir exigiendo la apertura de los archivos de la dictadura; el juicio y castigo, con cárcel común, perpetua y efectiva para todos los genocidas; y la restitución de la identidad de todos los y las jóvenes apropiadas por la dictadura. Repetimos una vez más que son 30.000 y que los compañeros y las compañeras detenidas desaparecidas están presentes en nuestras luchas.

Además, y sobre todo en esta realidad que nos toca vivir, exigimos la suspensión del pago de la deuda externa, su investigación y la salida del FMI de nuestro país. Porque esta deuda de hoy tiene sus raíces en aquel régimen.

Un plan económico

En nuestro país, la última dictadura instauró un régimen de terror para llevar adelante un plan económico que no podría haberse implantado de otra forma. “La miseria planificada”, fue como lo definió Rodolfo Walsh en su Carta Abierta a la Junta Militar de 1977. Frente a un pueblo de pie, movilizado y luchando por un presente distinto, fue la dictadura la forma de abrirle el camino al neoliberalismo en la Argentina.

Se trata de un modelo que no ha sido erradicado de forma estructural y que actualmente muestra sus limitaciones de la forma más cruda. Hoy el Estado aparece con mucha fuerza, se presenta un gran debate sobre lo público y sostenemos, una vez más, que la importancia del rol del Estado no puede ser algo coyuntural sino estratégico. La salud, la educación, los servicios deben ser públicos y tienen que ser prioritarios siempre. Por ello, después de esta crisis hay que fortalecer el Estado y a quienes lo sostienen: sus trabajadores y trabajadoras.

“La memoria estalla hasta vencer”

Así lo dice León Gieco en su canción y, en ese sentido es que sostenemos que la memoria vislumbra el porvenir. Ese saber colectivo sobre el pasado y las formas en que delinea el presente es el que nos brinda las herramientas necesarias para pensar un futuro distinto, un mundo donde quepan todos los mundos.

En memoria de nuestras compañeras y nuestros compañeros hoy seguimos reivindicamos sus sueños. Por eso no olvidamos, no perdonamos y no nos reconciliamos con quienes sostuvieron ayer la dictadura y hoy mantienen un sistema perverso que quiere al pueblo sumido en el hambre y el miedo.

Pañuelos con memoria

También nos sumamos a la propuesta de los organismos de derechos humanos: Con el hashtag #PañuelosConMemoria les invitamos a realizar acciones de difusión a través de tuitazos, videos, fotos de cada ventana, balcón, puerta, edificio o espacio público donde se cuelguen pañuelos BLANCOS, haciendo viva nuestra presencia en esta Jornada de Memoria, Verdad y Justicia.

Las acciones concluirán a las 19:30 con una transmisión para seguir en la web o en los canales de TV que tomen la señal, con la lectura del documento de los organismos de derechos humanos leída por representantes de las organizaciones convocantes.

CTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.