Apurados, los legisladores de Sáenz buscan aprobar un cuestionado proyecto sobre la deuda

28/07/2020 | Revista Norte

LO EXPLICA EL CONTADOR CARLOS ZAPATA

El gobernador busca que le aprueben hoy, con tratamiento sobre tablas en Diputados, un proyecto sobre la renegociación de la deuda de la provincia con graves faltas de información. (AUDIO) 

El gobierno provincial busca que la legislatura le de una «carta blanca» sin haberse discutido en tiempo prudencial los términos del compromiso y apurados por un nuevo vencimiento de un plazo ya incumplido.

Se trata de la refinanciación de la deuda pública de la provincia que idearon casi los mismos funcionarios que formaron parte del endeudamiento, con Urtubey, y que Gustavo Sáenz conservó en su gabinete.

Es la deuda contraída por la provincia y que comprende los 185 millones de Dólares del Fondo de Reparación Histórica (para obras que nunca se concluyeron) tomado en 2012 al 9.5% de interés, y de los 350 millones de Dólares del Bono del Bicentenario (con obras también incumplidas) tomado en 2016  al 9.125% de interés.

El diputado de la oposición, contador Carlos Zapata, explica la situación y fundamenta la insistencia en conformar una comisión de seguimiento para que Sáenz brinde al pueblo la información sobre los actos de gobierno que van a condicionar en los próximos años la vida de los salteños.

EL AUDIO:

 

ZAPATA: «Hay dos proyectos de ley. Uno que fue remitido por el Ejecutivo la semana pasada y se refiere a la aprobación de un convenio celebrado por la provincia con la Nación para endeudarse por 2.100 millones de pesos para pagar deuda.

Hay otro que ingresó ayer y pretenden que se trate hoy sobre tabla, pidiendo que se lo autorice para renegociar toda la deuda en moneda extranjera que asciende a 400 millones de dólares.

En ninguno de los dos casos las explicaciones que nos ha dado el ministro (de economía) han podido dejar satisfecho en los cuestionamientos que hemos planteado con diputados de la oposición.

Llama poderosamente la atención la escasez de información que han brindado para que los diputados puedan decidir razonablemente con el respaldo documental que permita tener un juicio claro y sustentado para aprobar esta autorización o este convenio.

Resulta extraño que en dos oportunidades el ministro no haya podido aclarar con certeza a qué va a destinar los 2.100 millones de pesos del endeudamiento con la Nación. Y tampoco pudo explicar con claridad qué pasó con los 16 millones de Dólares que tenían reservados para atender los intereses del crédito del Bicentenario (de la deuda que tomó el gobierno de Urtubey).

Me pareció sumamente extraño de que actúen con tanta premura, que sea de un día para otro la necesidad de sancionar esta autorización para renegociar. El viernes tuvimos una reunión con el ministro y no dijo absolutamente nada. Pareciera ser que el reino de la improvisación se ha apoderado de la conducción económica de la provincia de Salta.

Ni en la exposición del ministro ni en el proyecto de ley no hay, ni siquiera, un programa, una previsión de ingresos con lo que se podría atender el crédito en las condiciones que aspira a renegociar. Ni siquiera nos transmitió cuáles son las esperanzas, cuáles son los objetivos de máxima o de mínima que busca. Y se trata de 388 o 400 millones de Dólares.

En la medida que no se constituya una comisión de seguimiento para controlar todo el proceso, integrada en su mayoría por diputados de la oposición, no vamos a apoyar el proyecto del Ejecutivo.

Resultó ser que necesitaban que salga antes del 6 de agosto porque en esa fecha se les vencen los 30 días de extensión, al no haber cancelado el vencimiento de intereses del crédito del Bicentenario.

Ni siquiera nos anotician cuál es la expectativa, el programa de máxima o de mínima, para conocer en qué anda el gobierno. Solo tenemos, por indicios o por indicadores, la clara sensación -que se aproxima a la certeza- de que la provincia está en serias dificultades financieras y está recurriendo a la improvisación y a los parches para tratar de salir del paso.

Hasta ahora, lo que ha permitido mantenerse a flote es exclusivamente la ayuda de la Nación. De la provincia han surgido pocas medidas para tratar de salvar la producción o mantener a flote la sustentabilidad de la provincia.

Si no fuese por los 14.000 Millones de Pesos que aportó la Nación entre ayuda directa al ciudadano -por los programas del ATP, del IFE, el refuerzo de la AUH o los refuerzos para atender la emergencia sociosanitaria, los esfuerzos presupuestarios en materia de medicamentos en acción social de la provincia, la garantía de una coparticipación mínima- la provincia de Salta no estaría en las condiciones que está, estaríamos demasiado demasiado mal; y no ha surgido de la provincia ninguna iniciativa que nos lleve a estar en una situación mejor.

Solo son cuestiones de apuro porque les parece que pueden. No hay nada científicamente fundado. Y los pedidos de la cartera de economía no vienen acompañados de las cifras justificativas.

Gran parte del equipo que rodea a Dib Ashur (el ministro de economía de Salta), y el mismo Dib Ashur, formaban parte del gobierno de Urtubey cuando se tomó el crédito del Bicentenario. Esas personas tuvieron alguna participación, ya sea directa o indirecta o de cercanía con esta decisión. Y en aquel momento el presupuesto del año 2016, era un presupuesto que tenía un 0,4 o un 0,7% del ingreso corriente por sobre los egresos corrientes. Quiere decir que solo le quedaba para pagar deuda y hacer obras el 0,7%. Y sin embargo tomaron un crédito con vencimiento de 100 millones de Dólares, 100 Millones de Dólares que prácticamente podría ser un 10% del presupuesto de aquella época, una parte sustantiva. Iba un 20% a los municipios y un 80% para provincia. De los municipios hemos sabido acerca del destino y la realización de algunas obras, con algunas excepciones, pero de la provincia no sabemos nada.

Es la misma gente la que está y pretenden que nosotros le demos una carta blanca sin siquiera tener un compromiso con la información. No nos trajeron información acerca de los probables costos de la renegociación, comisiones por intermediación, comisiones por la emisión de nuevos títulos si así lo hubiere.

Entonces, cómo pueden llevar seriamente a que en la Legislatura se tome una decisión razonable, ajustada a lo que pueda ser usual y que sea beneficiosa, en estas condiciones?

Esto no es el boliche de la esquina. Esta es la provincia de Salta. En juego está el sacrificio de millón y medio casi de salteños que tratan de vivir mejor, y hasta ahora no puede alcanzarse esa meta porque los sucesivos gobiernos han ido empobreciendo cada vez más a los salteños.

Esto fue fruto de este tipo de decisiones que ahora se ve agravado. Porque parecer ser que la constante del equipo de Saenz es trabajar en base a improvisación o con reacciones de tipo espasmódica.

No se puede gobernar una provincia así, mucho menos tratar de atropellar al Poder Legislativo poniéndole una pistola en la cabeza: ‘o sacamos esta ley o vos sos el responsable de que la provincia no salga adelante’. Mire, el responsable de que la provincia no salga adelante es la improvisación y la falta de preparación.

¿Cómo están los votos en la Legislatura?

Necesitan dos tercios. Estamos conversando con los diputados de la oposición para lograr la inclusión de esta comisión de seguimiento, con lo que nos daría un poco de tranquilidad –no extrema- pero sí evitaríamos discrecionalidad y aportaríamos un elemento de control que en la provincia no existe.

Hablan de que en la comisión del Bicentenario no se controló, bueno, poniendo reglas claras las comisiones funcionan bien. Si usted crea una comisión que no tiene una misión clara, es obvio que no va a funcionar porque no va a saber qué hacer; y cuando está integrada en su mayoría por el oficialismo, va a hacer lo imposible para no deliberar. Nosotros quisimos que la mayoría esté conformada por diputados de la oposición, o sea, de personas que no integraron la alianza política que llevó a Saenz al gobierno. Vamos a tener mayor tranquilidad porque van a tener la obligación de informar. Pero entregar una carta blanca que hasta le permitiría vender el Grand Bourg, por ejemplo, yo creo que es un acto de irresponsabilidad.

Cómo puede ser que un diputado del oficialismo llegue a decir: ‘Bueno, esto hay que aprobar porque yo confío en Sáenz’!! No se puede aprobar una ley que comprometa el futuro de los salteños con el argumento de ‘yo confío en Sáenz’.

Hay que aprobar, por lo menos, teniendo la tranquilidad de que hay un orden en la administración, que hay un horizonte más o menos claro.

No tenemos Presupuesto y queremos refinanciar una deuda que va a vencer en los próximos cuatro años. No tenemos en este año y estamos actuando para refinanciar la de los próximos cuatro años. Se pasaron de la raya, me parece!!

Si quieren que lo vote, por favor explíqueme en forma inteligible por qué es cada una de las cosas. La persona que adopta una decisión sin saber el por qué, está en una escala abajo dentro de la escala zoológica».-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.