Caso Zanchetta. Las contradicciones en la causa judicial de Género (parte III)

18/09/2019 | Revista Norte

RELATOS DEL EXPEDIENTE 

En esta tercera parte de la investigación sobre la causa por abuso sexual contra el ex obispo de Orán, Gustavo Zanchetta, se presentan las declaraciones del segundo denunciante y de testigos que éste nombra pero que atestiguaron con graves discordancias.

 Días después de que se publicara en El Tribuno casos de abuso sexual del que acusaban al ex Obispo de Orán, Gustavo Zanchetta, y de que por ello la fiscalía de Género iniciara la causa judicial de oficio, se presenta ante la justicia el segundo seminarista denunciante que acusó a Zanchetta de haberlo abusado sexualmente. Esta denuncia aparece el 13 de febrero de 2019, 8 días después del primer denunciante y unas semanas posteriores a la iniciación de la causa por parte de la fiscal.

Este segundo seminarista que denunció al ex obispo ante la justicia, había estado este verano dos semanas en Brasil junto a uno de los sacerdotes enfrentados a Zanchetta que testificó contra el ex obispo. Viajaron y regresaron juntos, apenas días antes de presentarse en la justicia. Un registro documental del expediente de género lo comprueba.

El sacerdote y el ahora ex seminarista denunciante salieron juntos de la Argentina hacia Brasil el día 13 de enero –uno a horas 19:33:57 y el otro a horas 19:35:01- y regresaron el día 26 de enero –uno a horas 15:57:43 y el otro a horas 15:59:25-; ambos por el mismo paso fronterizo y en el mismo vehículo según los documentos de Migraciones que constan en la causa.

Imagen 1: Documento de Migraciones de P2

 

Imagen 2: Documento de Migraciones de D2

También consta en el expediente de Género una certificación de que el denunciante, apenas regresó de Brasil, aparece internado en el hospital local con un pico de estrés luego del cual, una vez de alta, realizó la denuncia judicial contra Zanchetta acusándolo de haberlo sometido sexualmente.

LA DENUNCIA

Qué dijo el Denunciante2 ante la fiscalía:

Imagen 3: Denunciante 2

Viendo las declaraciones de los testigos que el mismo denunciante nombra, las contradicciones y/u omisiones abundan con respecto a la denuncia.

TESTIGO S4

El testigo que identificamos como S4 y que según el denunciante había visto cuando el obispo le apoyaba “el pene en la cola”, no dijo sin embrago haber presenciado el hecho. Ocurre que el testigo S4 dio su declaración en la fiscalía dos días antes de que ingresara la segunda denuncia. Allí S4 solo dice “tengo entendido que (D2) sufrió abuso sexual ya que el obispo le apoyó sus genitales en la cola y lo besó en el cuello”. Así, deja entrever que no estuvo presente sino que, más bien, se lo contaron; algo que contradice al denunciante que lo nombró como testigo directo del hecho y hasta se explayó sobre el estado de sus tres testigos: que “se ponían incómodos y a veces me ayudaban a salir de la situación tirándome del brazo” según afirma en su denuncia.

Imagen 4: Testigo S4

TESTIGO S5

Otro de los seminaristas presentado como testigo directo del abuso sexual contra el Denunciante2 -testigo al que identificaremos como S5- aportó rotundas contradicciones, casi inapelables. No solo no recuerda haber estado en la escena del abuso sexual en que el Denunciante2 lo pone, sino que además involucra a otros compañeros de manera confusa: dijo no recordar si era el Denunciante1 –que nunca lo citó como testigo- u otro compañero seminarista -que nunca denunció ser abusado- a quien vio que lo sometía sexualmente el Obispo Zanchetta. E incluso llega a comprometer al Cura que viajó a Brasil de quien dice que presenciaba los episodios de abuso y que “siempre lo miraba nomás”.

Para entender las graves falencias que introdujo en la causa, está su testimonio:

Imagen 5: Testigo S5

Imagen 6: Testigo S5

Imagen 7: Testigo S5

El testigo S5 recuerda los detalles de cómo fue el abuso sexual que presenció contra un compañero, pero no recuerda cuál de sus compañeros era. Recuerda el dedo meñique introducido en la boca del abusado como señal de que “quería tener sexo oral”, pero no recuerda el rostro del abusado. Al menos, dudoso relato. E invirtiendo la víctima, porque dice que no fue testigo del denunciante que lo cita como tal, sino de aquel que nunca lo nombró.

TESTIGO S6

Imagen 8: Testigo S6

Este tercer testigo en este hecho que el Denunciante2 nombra, coincidió con el denunciante al testimoniar que vio cuando el obispo lo “apoyaba” por atrás; pero no coincidió con los otros testigos del hecho ni ubicó a uno de los sacerdotes en la escena.

Éstas entre otras contradicciones aparecen en distintos episodios y hasta, incluso, argumenta hechos confundiéndose de víctimas.

El Denuncinate2 contó sobre otros episodios que serán abordados en un artículo siguiente.-

 

NOTAS RELACIONADAS:

Caso Zanchetta. Las contradicciones en la causa judicial de Género

Un registro documental daría vueltas la causa contra el ex obispo Zanchetta  UN CURA Y UN DENUNCIANTE EN LA MIRA 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.