Diputado difundió propuestas para que en Salta comiencen a trabajar en la etapa postpandemia

19/05/2020 | Revista Norte

Carlos Zapata emitió un comunicado llamando a pensar la Salta postpandemia. Pide «transcurrir la crisis y encarar la reactivación sin que se pierdan empresas, ni puestos de trabajo». 

Para el diputado provincial, Carlos Zapata, todos los sectores deben ser convocados para pensar y proponer las salidas a la crisis de la pandemia; «… el resultado no estará en una decisión en particular, sino en un conjunto de medidas que reclaman la participación activa del Estado, la dirigencia política, el sector empresario, la representación gremial y fundamentalmente el sector financiero», sostiene.

A la vez, el contador consideró que «en este operativo “salvataje” no puede estar ausente el sector financiero, en especial el agente financiero de la Provincia, el Banco Macro», con créditos especiales acordes al momento que se vive ya que «El apoyo crediticio debe tener en cuenta que no puede ser un salvavidas de plomo» remarcó el diputado.

El diputado ponderó «que se han venido tomando medidas desde el Gobierno Nacional en procura de sostener las empresas y los puestos de trabajo, pero dada la intensidad de la crisis, todas las medidas pueden resultar insuficientes». Sin embargo apunta que «desde el Gobierno Provincial también deben tomarse medidas para dar contención y posibilidad de continuidad a las empresas y al mantenimiento de empleos».

EL COMUNICADO COMPLETO CON LAS MEDIDAS QUE PROPONE:

Post-pandemia: Al rescate del empleo, sin salvavidas de plomo y entre todos juntos

En situaciones de emergencia como la que vivimos en el presente, que además resulta inédita sin antecedentes en cuanto a la magnitud del desastre y su generalización, se debe recurrir al conocimiento, la inteligencia y capacidad innovadora de los responsables de gobernar y, principalmente, de los cuerpos legislativos. Difícilmente serán los punteros políticos, que por disciplina o lealtad llegaron a un banca, quienes han de aportar las ideas para salir de la crisis, lo mas probable es que se trasformen en un obstáculo al proceso de reactivación y recuperación de la economía provincial.

Es utópico que la solución puede venir de una sola persona o sector político. El diseño de las medidas y acciones a tomar en la post-pandemia deben ser el fruto del aporte colaborativo de todos los actores políticos, económicos y sociales. Ninguna opinión, ni idea, debe ser descartada por su procedencia política.

Los verdaderos conductores son los que toman decisiones escuchando a quienes han de sufrir las consecuencias, o han de aportar su esfuerzo para lograr los objetivos que sean fijados.

Junto a otros diputados, de diferentes partidos políticos, hemos considerado necesario escuchar la opinión y conocer el punto de vista de la dirigencia empresaria de distintos sectores de la actividad económica.

El objetivo ansiado es transcurrir la crisis y encarar la reactivación sin que se pierdan empresas, ni puestos de trabajo.

El paro en el movimiento de la economía ha alcanzado con diversa intensidad a las distintas ramas de actividad, pero todas han sido afectadas. La caída de ventas, por el cierre obligado del comercio, industrias, empresas de turismo y de otras ramas, derivó en la interrupción de la cadena de pagos, en la imposibilidad de afrontar el pago regular de sueldos, atender vencimientos de facturas de servicios públicos y proveedores; lo que significa que muchas empresas dadoras de empleo se encuentran en una virtual situación de cesación de pagos, o están próximas a caer en ella.

Esta realidad afecta a todas las empresas sin importar su magnitud. La situación no hace diferencias en el tamaño de la empresa, las abarca a todas. Y las consecuencias de la caída de cualquiera de ellas deben ser evitadas.

Considero que se han venido tomando medidas desde el Gobierno Nacional en procura de sostener las empresas y los puestos de trabajo, pero dada la intensidad de la crisis, todas las medidas pueden resultar insuficientes.

Desde el Gobierno Provincial también deben tomarse medidas para dar contención y posibilidad de continuidad a las empresas y al mantenimiento de empleos.

No hay recetas escritas ni probadas, vivimos algo nunca pensado y, por ello, la solución no está siquiera en la ortodoxia de las medidas estudiadas por los teóricos de la economía.

Es por ello que el resultado no estará en una decisión en particular, sino en un conjunto de medidas que reclaman la participación activa del Estado, la dirigencia política, el sector empresario, la representación gremial y fundamentalmente el sector financiero.

Los dadores de trabajo (las empresas) y los emprendedores individuales necesitan oxígeno financiero para mantenerse vivas, y para ello el Estado debe articular medidas que les posibiliten acceder a financiamiento en condiciones de interés, monto y plazo adecuados a las necesidades de los empresarios.

Las empresas con dificultades, en condiciones normales, tienen obstáculos para ser sujeto de crédito en el sistema financiero. Hoy esas dificultades no son el fruto de acciones propias o individuales, son las consecuencias de la pandemia que vivimos. Esta pandemia ha sido la causa del dictado de normas de aislamiento y paro en la economía con el objeto de crear una barrera defensiva de la salud de los ciudadanos.

Por ello desde el Estado deben dictarse los instrumentos que posibiliten a esas empresas en dificultades, a tener acceso al crédito.

Una forma directa, que será sometida a tratamiento en la próxima sesión de la Cámara de Diputados, es la creación de un Fondo de Garantía Estatal a conformarse con los ingresos provenientes del arrendamiento de tierras del Estado y, posiblemente, con un porcentaje del canon que percibe la provincia por la explotación privada de los juegos de azar.

No existen argumentos valederos para que los legisladores nieguen la constitución de este Fondo. Su ausencia significará la imposibilidad de acceder al financiamiento a muchas empresas y emprendedores; y, recuerden, empresa que se cierra no se recupera.

De esta manera quienes estén en dificultades, podrán ser sujetos de crédito al contar con una garantía del Estado. En este punto no debemos pensar en el costo presente sino en el beneficio a futuro derivado del mantenimiento en actividad de la empresas y emprendedores. Seguramente que el beneficio será superior al costo presente.

En este operativo “salvataje” no puede estar ausente el sector financiero, en especial el agente financiero de la Provincia, el Banco Macro. Ya en otras situaciones de emergencia, la institución financiera habilitó líneas de crédito para asistir a productores afectados por sequía, y los resultados fueron destacables.

El apoyo crediticio debe tener en cuenta que no puede ser un salvavidas de plomo. Es decir: el monto, la tasa y los plazos de los prestamos de emergencia deben adaptarse a la realidad y no a un cálculo optimista, o de condiciones ideales.

En la actualidad existen líneas de créditos que deben ser ampliadas para alcanzar con el auxilio a la mayor cantidad de afectados.

Necesariamente tiene que ser contemplado un plazo de gracia acorde al periodo necesario para alcanzar la nueva normalidad. Se debe tener en cuenta que las empresas auxiliadas deben estar en condiciones de tener un margen bruto que le permita afrontar la cuota del crédito de asistencia, pues de lo contrario, solo tendrá el efecto de postergar la caída y con un daño mayor.

El plazo de gracia para atender los vencimientos de capital e intereses se deben ubicar, según la rama de actividad, entre 6 y 12 meses.

En cuanto a la tasa de interés, existen líneas con tasa subsidiada, no debe exceder el 12% anual. Insisto, no se debe analizar el costo en base a las condiciones normales, el análisis debe tener en cuenta el beneficio futuro de mantener empresas trabajando, dando trabajo y tributando al Estado.

En general las medidas de rescate se refieren a las PyMEs. Deben abarcar a todo aquel que vea en peligro su continuidad y la subsistencia de las fuentes de trabajo.

Ha llegado la hora de trabajar juntos, políticos, empresarios banqueros y ciudadanos. Si hay responsabilidad y compromiso podemos hacer posible el anhelo de salir de esta crisis sin perdida de empresas y puestos de trabajo.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.