La renuncia de Zanchetta, los silencios del gobernador y del intendente de Orán

01/08/2017 | Revista Norte

SE PUEDE LEER COMO INDIFERENCIA.

La feligresía de la Diócesis de Oran se quedó abruptamente sin Pastor. Gustavo Zanchetta se retiró de su Obispado sin estar. Juan Manuel Urtubey y Marcelo Lara Gros, sus directos beneficiarios, pareciera que ni se inmutaron ante este delicado acontecimiento. Total indiferencia.

Por Nolberto Guerra / Revista Norte

Gustavo Oscar Zanchetta nunca fue un ignoto sacerdote. Hace exactamente cuatro años, el 28 de Julio de 2013, cuando fue designado Obispo de la Diócesis de Orán por su ex-superior y hoy Papa Francisco, el mismo Horacio Verbitsky, ese 28 de Julio de 2013 en el periódico Página 12, con duros términos se pronunció en contra de su designación, mientras la feligresía de Quilmes (en Buenos Aires) celebraba la buena nueva.

La  Diócesis de la Nueva Orán  fue erigida canónicamente por el Papa Juan XXIII el 10 de Abril de 1961. El Honorable Congreso Argentino autorizó la creación de esta nueva Diócesis el 17 de Mayo de 1961 por Ley Nacional Nro. 15.804. De ella debía hacerse cargo Gustavo Zanchetta.

AREA DE COBERTURA Y CONGLOMERADO HUMANO

La jurisdicción del Obispado de la Nueva Orán alcanza  56.879 Km2 y comprende los Departamentos San Martín, Orán y Rivadavia además de los Municipios de Isla de Cañas (Departamento Iruya) y Los Toldos (Departamento Santa Victoria) de esta Provincia de Salta.

Este territorio está considerado, aún hoy, como el mas pobre del País, siendo sus principales carencia la falta de agua potable, caminos desastrosos y las vergonzantes chozas-ranchos paradas (no se puede decir construidas) con material vegetal de la zona más cartones y plásticos, y cuyas dolorosas estampas son utilizadas por desaprensivos políticos -desde el Gobernador para abajo- solo para fingir preocupación. Ni sistemas de salud confiables brindan los gobiernos a sus habitantes que paulatinamente van desapareciendo al carecer de un comprometido resguardo a su salud. El “silencioso holocausto” llaman a este abandono estatal.

A la creación de este Obispado, el conglomerado humano alcanzaba las 360.000 almas, de las cuales 285.000 eran católicos declarados.

Para este extenso territorio la Iglesia Católica contaba con 35 sacerdotes, 80 religiosos y 3 diáconos permanentes.

El Obispo Administrador de la Diócesis también es reconocido como Obispo Superintendente, Sucesor de los Apóstoles y Pastor Encargado del Gobierno de la Diócesis; y forma parte de la Conferencia Episcopal Argentina, integrando además la Región Pastoral del Noroeste Argentino. Esta cualidad hace que el Obispo oranense sea considerado y respetado como opinión calificada respecto -esencialmente- a la situación social, ambiental y territorial de la población.

OBISPOS DE LA DIOCESIS DE LA NUEVA ORAN:

El primer Obispo de esta novel Diócesis fue el recordado Francisco de la Cruz Muguerza, quién había sido nombrado por el Papa Juan XXIII. Muguerza, muy querido por su población, ejerció su ministerio hasta el día de su muerte ocurrida el 30 de Abril de 1969.

El segundo Obispo fue Manuel Guiaro, nombrado por el Papa Pablo VI; y ejerció desde el 8 de Diciembre de 1970 al 20 de Enero de 1981, fecha en que fue trasladado al Obispado de Santiago del Estero.

El tercer Obispo fue Gerardo Eusebio Sueldo, nombrado por el Papa Juan Pablo II; y ejerció desde el 3 de Julio de 1982 hasta el 15 de Mayo de 1993, cuando fue trasladado también a Santiago del Estero.

El cuarto Obispo fue Mario Antonio Carnello, nombrado por el Papa Juan Pablo II; y ejerció desde el 16 de Julio de 1994 hasta el 24 de Julio de 1998, cuando fue designado Arzobispo de Salta.

El quinto Obispo fue Jorge Rubén Lugones, nombrado por el Papa Juan Pablo II y ejerció desde el 6 de Agosto de 1999 hasta el 14 de Octubre de 2008, fecha en que fue nombrado Obispo de Lomas de Zamora (Provincia de Buenos Aires) por el Papa Benedicto XVI.

El sexto Obispo fue Marcelo Daniel Colombo, nombrado por el Papa Benedicto XVI; y ejerció entre el 22 de Agosto de 2009 hasta Julio de 2013 cuando fue trasladado como Obispo de la Provincia de La Rioja.

El septimo Obispo es Gustavo Oscar Zanchetta, nombrado por el Papa Francisco el 19 de Agosto de 2013. El 30 de Julio de 2017 a través de un Parte de Prensa firmado por el mismo Zanchetta, la feligresía toma razón de su renuncia al Obispado presentada ante el Papa Francisco.

Curiosamente, el 19 de Agosto del 2013, Zancheta recibía en Quilmes (provincia de Bs. As.) de manos del hoy Obispo de Corrientes Monseñor Andrés Stanovnik OFM la ordenación episcopal, el mismo Stanovnik que hoy recibió a Zanchetta como huésped en su Arquidiocesis correntina.

La información sobre la nueva residencia de Monseñor Zanchetta la brindó su Vicario General en el Obispado oranense  Reverendo Gabriel Acevedo en una comunicación dirigida a la Confederación Episcopal Argentina en la persona de su Secretario Ejecutivo y Obispo de Chascomús Carlos Malfa.

Nada dice Acevedo del estado de salud de Monseñor Zanchetta sobre la cual, ante la falta de precisiones, se tejen innumerables conjeturas.

Tampoco aclara si el Obispo renunciante regresará a la sede del Obispado oranense a esperar su reemplazo, o quién estará a cargo del Obispado hasta que ello ocurra.

Desorientación absoluta provocó en la comunidad regional esta intempestiva salida de Zanchetta de quién se sigue esperando una más precisa información respecto a las causales reales de esta renuncia.

La proximidad de la festividad central en la propia sede del Obispado, que se cumple el 31 de Agosto en adoración a su Santo Patrono San Ramón Nonato, agiganta la incertidumbre.

Más allá de las preferencias de que gozare el Obispo renunciante, la feligresía no sale de su asombro ante la súbita determinación y, más aún, ante la falta de un mensaje personal, con la propia voz e imágen de Zanchetta, informando debidamente de esta impensada cuestión.

INDIFERENCIA ABSOLUTA DE URTUBEY Y LARA GROS

En una muestra de desconsideración absoluta, tanto del Gobernador Juan Manuel Urtubey como del Intendente Municipal de San Ramón de la Nueva Orán, Marcelo Lara Gros; ninguno emitió siquiera un simple comunicado refiriéndose a esta intempestiva decisión de Monseñor Gustavo Oscar Zanchetta. No se espera lamentaran la misma, solo que expresaran preocupación y agradecimiento por quién en innumerables ocasiones dio la cara por ellos. Nadie más que Urtubey y Lara Gros usufructuaron las influencias del religioso, a quienes acompañó espontáneamente, o era convocado con desesperación, cuando tenían complicadas situaciones que comprometían la paz social. Zanchetta puso en juego su prestigio ubicándose la frente de delicadas cuestiones y tomando problemas de los gobiernos provincial y municipal como propios.

Más allá de la consideración merecida, y/o de lo acertada o desacertada que fueran las acciones del obispo oranense merece el respeto de quienes, agotado su ingenio y perspicacia para resolver problemas, evitaban fracasos gracias a la mediación -interesada o no- de la autoridad del Obispo.

La invocación de un delicado estado de salud conmueve. Por eso el incomprensible silencio hace ruido.

Los tres ejercen ministerios públicos. Los tres tienen la obligación de tener informada a la sociedad.-

 

REVISTA NORTE

NOTAS RELACIONADAS:

La renuncia de Zanchetta y la preocupante orfandad del intendente Lara Gros

El Obispo de Orán le presentó su renuncia al Papa Francisco

600 Mil pesos para reparar una casa le dará Urtubey al Obispado de Orán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.