Los rostros de la exclusión y el hambre

18/02/2020 | Revista Norte

Misión Carboncito (Salta). Niños wichí.

En estos días transcurrieron en la zona norte de Salta los distintos nombramientos de docentes para trabajar en este año 2020. Cerca de 13 wichis, docentes recién recibidos, precisaron realizar los trámites y para ello se trasladaron a la capital salteña a concretarlos. Necesitaban hacerse el apto físico pero les cobraban 5.000 pesos a cada uno y, como cualquier estudiante, no los tenían. Pusieron en conocimiento de la situación tanto al Ministro, quien les prometió ayuda, así como a algunos legisladores; se quedaron unos días en Salta pero no obtuvieron respuestas de nadie… Cuando se cansaron de esperar, regresaron.

Ellos, junto a la comunidad originaria, vienen luchando para que no les cierren el terciario donde estudiaron en estos años; y que este año, por todas las señales, sufriría inminentemente su cierre de no mediar una inmediata decisión política por parte del gobierno provincial, desde el área educativa, principalmente.

Se realizaron sendas reuniones entre autoridades legislativas, ejecutivas; y todas comprometieron su apoyo. Tener un instituto terciario con educación bilingüe en estos últimos años ha significado afianzar la cultura, brindar herramientas pedagógicas, formar docentes que podrán a su vez poner en valor las culturas de la zona, afianzando protagonismos y liderazgos tendientes a un desarrollo genuino, endógeno y que parta de ellos mismos.

En el hambre y exclusión histórica hay distintos grados. En las comunidades de la ruta 81, como se las conoce, entre ellas, la Misión Carboncito, viven y se desarrollan personas con muchos sueños y proyectos. 180 familias que quedaron circunscritas en más de 300 hectáreas con cerramientos desde época de los anglicanos que luego se fueron. Allí, ellos planifican cómo quieren vivir. Expresaron que lo primero que quieren es el agua. Pero el agua para todos. Si se hace una obra que sea para todos, que sirva para tomar y para los demás usos; para regar por ejemplo.

Cuentan que a 60 metros encuentran agua. Esa obra les saldría unos 100.000 pesos aproximadamente. En la actualidad hay un pozo en la comunidad pero beneficia a algunas familias, dicen. También está el pozo de la escuela, que no es suficiente; tiene cañerías obsoletas, rotas y está algo colmatado, por lo que tienen que beber agua turbia.

Ellos siguen recolectando del monte lo que pueden, en especial la miel. Afirman que a veces con un poco de miel, de pan y con yerba pueden pasar el día sin hambre; entonces sueñan con cultivar la miel. Algunos de ellos aprendieron cómo hacerlo. Si tuvieran recursos y agua harían apiarios, producirían miel para consumo y hasta podrían vender.

Hay muchos que se dedican al arte, trabajan la madera. Algunas veces han salido a vender al pueblo y les fue bien o las llevan comerciantes a otras provincias y también a Europa, pero a ellos les pagan un mínimo por sus obras. En estos últimos años, la venta cayó desanimando.

Mencionan que les gustaría hacer ladrillos, algunos saben cómo, y de distinta calidad; pero vuelven al tema del agua, si no la tienen, tampoco se pueden dedicar a la actividad.

Así, en su relato lento, firme, decidido; con la mirada fuerte, los que estudiaron miran a los ojos, y con una chispa de entusiasmo van desgranando sus proyectos; mientras yo miro una inmensa herida que recorre el cuello, los hombros y la piel del pequeño que los acompaña y ellos rápidamente me dicen: «Le ha salido eso. No hay médico. El enfermero nos dio una pomadita. No se le pasa. Vamos a ver». Como si la enfermedad desconocida con escaso tratamiento fuera una realidad más de todas las privaciones que tienen que soportar.-

Por Alcira Figueroa, Licenciada en Antropología Especializada en Desarrollo Humano Sustentable y Magister en Políticas Sociales

NOTAS RELACIONADAS:

«Sin agua y sin comida» en la comunidad wichí El Arenal, donde sí llegó un medio internacional

Denuncian cómo los programas de INTA para combatir el hambre fueron desmantelados y desviados

Dirigente wichí denunció que hay más casos de desnutrición de los que se conocen oficialmente

‘La deforestación es una de las principales causas de la desnutrición de niños wichí en Salta’

Increíble! Le apagaron el micrófono a un diputado cuando hablaba de desnutrición en la Cámara

‘No es de hoy que los chicos mueren en esta época del año’ Así se refirió la ministra de salud de Salta

Video. El agua al que acceden comunidades del norte de Salta en ‘bidones de glifosato’

Tinelli reclamó por agua para wichís y le publicaron fotos cuando él apoyaba a Urtubey

El PO cuestiona: En medio del hambre y las muertes de niños Sáenz sale al rescate de empresarios

Certero diagnóstico de una diputada porteña sobre las muertes por hambre en Salta

Sin agua y sin alimentos

El lento genocidio wichí: catástrofe humanitaria

‘Es un exterminio planificado’ dijo el médico sobre la situación de los originarios de Salta

En Salta conmueven las muertes por hambre mientras Urtubey vacacionó en Punta y ahora va a España

Las estremecedoras muertes por hambre de niños en Salta «NO SON SOLO LOS NIÑOS, TAMBIÉN HAY ANCIANOS DESNUTRIDOS»

La tasa de mortalidad infantil de Salta es una de las más altas del país

«Es inadmisible y refleja una ignorancia increíble» hablar de que mueren por «problema cultural»

Se conoció otra muerte por desnutrición en el norte de Salta

Muere otro niño en el norte de Salta

Y SIGUEN LAS MUERTES

Tras conocerse las muertes por desnutrición el gobierno prohibe la difusión de datos públicos

Salta. El gobernador dio de baja el memorandum que prohibía difundir datos de salud

Murió otra niña por desnutrición en el hospital de Orán

Una mirada necesaria del hambre en el norte de Salta

Salta. Muere niño wichí de Comunidad La Mora trasladado al hospital San Bernardo

Las estadísticas desmienten a Urtubey sobre la mortalidad infantil en Salta

La siesta de Urtubey en números

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.