Nuevas controversias por la vuelta de Zanchetta a sus funciones en el Vaticano

15/06/2020 | Revista Norte

FUERTE RESPUESTA DEL ABOGADO DEL OBISPO

Tras ser investigado por abuso, el caso Zanchetta se usa para atacar a la figura del Papa. Las internas del Vaticano se exponen en la prensa. Ahora reflotan el caso tras la vuelta del Obispo a sus funciones en la Santa Sede.

El obispo Gustavo Zanchetta fue restituido a sus funciones oficiales en el cargo que asumió en el Vaticano tras su renuncia a la diócesis de Orán. Su restitución llegó luego de que en la sede papal se considerara la inocencia del obispo argentino que está siendo sometido a un proceso canónico, mientras se espera también que la justicia ordinaria en Orán (Salta, Argentina) se expida en la causa iniciada por las denuncias de abuso sexual, por un lado, por lo que lo acusaron seminaristas de esta diócesis; y por otra pendiente: la investigación por malversación de fondos.

La prensa no dudó en utilizar la vuelta de Zanchetta, a su cargo en APSA, para acercar conceptos que lo demonizan ligando ‘esta’ figura del Obispo con la del Papa Francisco con un propósito muy claro, a esta altura de las causas. Ante ello, el abogado del ex obispo de Orán -el Dr. Javier Belda Iniesta- emitió una declaración por la que da detalles sobre las investigaciones, tanto por las acusaciones de abuso como por la causa de malversación que los fiscales levantaron ‘de oficio’.

Sobre el proceso canónico que enfrenta Zanchetta, Iniesta sostuvo que «está casi concluido. Las últimas investigaciones (pues se solicitó ampliación de las mismas) finalizaron en diciembre del año pasado, y no estuvieron a disposición de la defensa hasta mediados del mes de enero. La situación de emergencia sanitaria mundial sobrevenida algunas semanas después (incluso menos en Italia) ha dificultado un poco el normal desarrollo del proceso, pero en los próximos días quedará concluido y a la espera de dictar resolución», sostuvo el abogado. «Nos alegra especialmente que se haya realizado una escrupulosa investigación en todos los aspectos, tanto en lo económico como en los presuntos abusos. Debemos recordar que cuando se trata de acusaciones tan graves, al margen de lo llamativo de los titulares que puedan provocar, es necesario probar en sede judicial los delitos que se imputan; más allá de la simple rumorología o la retorcida interpretación de los hechos».

«No es extraño, en ámbito eclesial, que quienes no comparten el ejercicio de la autoridad -sobre todo si estaban acostumbrados a ejercerla ellos- extiendan a su alrededor una idea negativa sobre la persona que la representa; y esta idea suele calar con más facilidad que la imagen positiva. Esta postura, siempre subjetiva, cuando no cae en la difamación, supone una legítima crítica en el ejercicio de la libertad individual de disentir cuando no se está de acuerdo en algo. Sin embargo, no puede justificar la pretensión casi sangrienta de abrir una causa sumaria mediática contra quien toma decisiones que no se comparten, y mucho menos una condena y su posterior ejecución, si no hay pruebas objetivas de ello. Ya hemos visto que, por desgracia, ha sucedido en ocasiones, también recientes, y por eso, estamos contentos de que esta vez se discuta en un foro en el que tanto quien se considera agraviado como quien es acusado tiene la posibilidad de argumentar conforme a derecho», apuntó sobre las motivaciones que persiguen contra Zanchetta.

Iniesta consideró que las acusaciones contra el Obispo «no soportan un análisis jurídico». Dijo: «Sin poder especificar nada de concreto sobre las pruebas relativas a los abusos, por respeto a las presuntas víctimas y a la propia investigación en curso, lo cierto es que, al margen de comentarios y opiniones personales, las imputaciones de las que se han hecho eco los medios no soportan un análisis jurídico. Sobre la pretendida gestión dictatorial e individualista, por ejemplo, (al margen de que debería concretarse en hechos que entrasen en un tipo delictivo concreto), resulta evidente que los pocos que acusan de esto -siempre los promotores de las fotografías trucadas*– participaron de todas las tomas de decisiones. Más absurda resulta la imputación de presunta estafa al Estado referida al mal empleo de una subvención estatal recibida por un centro educativo, sobre todo porque ésta llegó meses después de que Mons. Zanchetta dejara de estar al frente de la diócesis», especificó.

Al obispado se lo investiga por delitos económicos en otra causa abierta por la cual apuntaron contra Gustavo Zanchetta. Al respecto Iniesta explicó el caso en duros términos: «Quizá el colmo del despropósito sean las supuestas ventas fraudulentas de inmuebles: en la de Buenos Aires, por ejemplo, se ha publicado que no se pidió permiso a la Santa Sede, cuando éste es necesario cuando se enajenan bienes que forman parte del patrimonio estable de una diócesis, y ese inmueble fue donado algunos meses antes de su venta con la explícita voluntad del donante de ser vendido para financiar el seminario. En el otro caso, el inmueble de Aguas Blancas, consta que es exclusivamente uno de los promotores de las fotografías, aprovechando que tenía plenos poderes para actuar, quien realizó la venta de forma individual y legalmente muy discutible», contó el abogado sobre la participación en la maniobra de algunos curas que declararon contra Zanchetta en la causa por abuso. «En este punto hay un detalle que resultaría cómico si no se tratase de algo tan trágico y serio: precisamente la madre del sacerdote que realiza esta última venta era la representante legal de la institución beneficiaria de la subvención del Estado antes mencionada y, por lo tanto, la responsable de la administración de sus bienes en nombre del obispado (a cuyo frente, como ya decíamos, no estaba Zanchetta)», reveló el letrado.

Sobre la causa de abuso que se lleva adelante en la ciudad de Orán, Iniesta explicó que «aún no hay novedad. No se ha abierto aún juicio por las acusaciones de presuntos abusos y aún se deben resolver otras cuestiones procesales previas, como la excepción por falta de acción; esto es, si los hechos imputados son siquiera constitutivos de delito; al margen de que se deba posteriormente, si fueran delito, demostrar que los ha cometido».

En cuanto al supuesto procedimiento económico por malversación, aclaró que «no existe una causa abierta ni contra Zanchetta ni contra el obispado de Orán. Simplemente la Fiscalía, a raíz de unas noticias periodísticas (nuevamente tras una filtración) decidió abrir una investigación, pero ni ha acusado a nadie ni ha elevado petición de apertura de juicio contra ninguna persona», especificó Belda Iniesta.

«Confiamos plenamente en que este largo camino judicial sirva para limpiar el nombre de Mons. Zanchetta y contribuir a fortalecer así la justicia, pues tan justo es proteger a las víctimas como absolver a quien ha sido falsamente acusado», concluyó.-

NOTA:

*Qué revela la pericia de las fotos de contenido sexual que tres curas le adjudican al obispo

SOBRE LA INVESTIGACIÓN DE REVISTA NORTE:

25/08/2019 | Revista Norte Un registro documental daría vueltas la causa contra el ex obispo Zanchetta  UN CURA Y UN DENUNCIANTE EN LA MIRA 

01/09/2019 | Revista Norte Caso Zanchetta. Las contradicciones en la causa judicial de Género

18/09/2019 | Revista Norte Caso Zanchetta. Las contradicciones en la causa judicial de Género (parte III)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum one link per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.